El itinerario profesional en tiempos de crisis

Buscar alternativas

Buscar alternativasComo ya ha quedado claro, la búsqueda de empleo ha cambiado y ya no es lo que era.  Pero también los trabajos han cambiado (la web es la estrella), la sociedad ha cambiado… ¿realmente podía ser como antes?  Los procesos de cambio son complicados y complejos, y más cuando uno/a no lo ha buscado de forma personal sino que ha venido marcado por el ambiente y circunstancias exteriores.  Ante esta situación, a primera vista caben dos opciones: quejarnos o aprovecharnos.  Evidentemente, desde aquí nos vamos a centrar en aprovechar al máximo la posibilidad de cambio, pero sin perder nuestra propia esencia, que es lo principal de cada uno/a.

El punto de partida para adaptar nuestro itinerario profesional a estos momentos de cambio tiene que ser doble: conocer las tendencias de empleo (leyendo la web, estando informados y estando al tanto de lo que te rodea) y conocer qué tengo yo aprovechable para volcarlo hacia esas nuevas tendencias.  Esto es, conocer el entorno, conocerme a mi; vamos, lo de siempre, pero esta vez lo haremos de una forma diferente, con otros ojos y sin duda, con un espectro mucho más ampliado de posibilidades.  No podemos centrarnos en lo que hemos hecho siempre, en lo que hemos estudiado siempre o en lo que hemos trabajado siempre: adaptabilidad es la palabra, ¡pero sin perder la esencia!  Tenemos que desarrollar nuestra capacidad de adaptación para sobrevivir, pero no para cambiar al gusto de los demás.  Potenciar lo que ya tenemos y ampliar aquello que necesitamos es la clave.

La segunda parte es apostar por la formación (aunque esté difícil…) que nos diferencie, que nos haga unos profesionales nuevos y útiles y que nos abra puertas.  Formación hay mucha y de muchos tipos, no tengo que lanzarme a lo primero que vea: buscar, comparar, sopesar oportunidades, elegir los momentos adecuados…  No hay que hacer un curso “porque me han dicho que con esto la gente encuentra trabajo“, hay que hacer aquella formación que desarrolle y regenere tu perfil profesional para que TÚ puedas insertarte de mejor manera en el mercado laboral.

Y la última parte es cambiar el punto de partida.  No sólo buscamos trabajo, estamos buscando dónde colaborar, dónde poder aportar y dónde poder generar cosas nuevas. Esto se puede aplicar a un ingeniero de telecomunicaciones y a una persona que se dedique a la limpieza, que quede claro.  Y que quede claro también que colaborar no es trabajar sin cobrar.  Colaborar es, según la RAE trabajar con otra u otras personas en la realización de una obra”.  Tengo que tener también la capacidad de negociar, de hacerme valer y también de ser consciente de las circunstancias, no voy a exigir sin cabeza ni a cerrarme puertas: lo que estamos buscando es ampliar nuestro entorno.

Yo como persona tengo opciones para cambiar y mejorar.  Sin duda importa de dónde venga, pero importa más hacia dónde quiera ir, el tenerlo claro, el hacerlo con constancia y perseverancia, habiéndonos reinventado adecuadamente a nosotros/as y al entorno.

Anuncios