Para qué sirve una pink slip party

pink slip party
pink slip party
www.photopin.com

Seguro que todos y todas que pasáis por este blog sabéis que es una pink slip party, pero por si acaso y para aclarar puntos, repasaremos la idea.  Una pink slip party es un evento de networking para desempleados.  Es decir, un lugar donde se congregan personas que están buscando empleo con reclutadores de empresas que buscan candidatos, facilitando de esta manera el conocimiento mutuo y directo en un ambiente menos formal que una entrevista de trabajo, fomentando las relaciones sociales y la charla de una manera más distendida.  De una pink slip party no sales con un empleo (ojalá) pero sí sales con una cosa fundamental, que son los contactos.  Y es que las pink slip party te sirve para eso, para conocer gente de verdad, desvirtualizar a contactos de redes sociales y ampliar tu circulo profesional, algo prioritario en la búsqueda de empleo.

He asistido a varias y tengo que decir que como evento para relacionarte con profesionales me parece una de las cosas más acertadas e inteligentes que se han hecho.  En concreto en Zaragoza esta semana se ha llevado a cabo la sexta desde que esta iniciativa se puso en marcha en mayo de 2010 y siempre ha sido un éxito de asistentes tanto de candidatos como de empresas (de hecho Zaragoza es la tercera ciudad española donde más eventos de este tipo se han desarrollado, algo a tener en cuenta).  Además del evento de networking, en la pink slip party hay una parte previa de ponencia, que en este caso fue llevada a cabo de manera genial por Santi García, y que incidió en los reclutadores, dando una visión diferente e innovadora sobre el papel y rol del reclutador en estos momentos de cambio (o de no cambio, depende…). En Zaragoza se lleva a cabo en la sede de Zaragoza Activa, ese espacio abierto que tanta oferta original, diferente y atractivísima nos ofrece todos los meses.

Pero retomemos, ¿para qué sirve acudir a una pink slip party?  Pues depende de tus objetivos, pero prioritariamente puede servirnos para:

  1. Desatascarnos.  Y es que cuando estamos en búsqueda de empleo y vemos que por mucho que enviemos curriculums, vayamos a empresas, participemos en grupos de linkedin, tuiteemos… nuestros resultados son escasos o nulos, puede ayudarnos a remotivarnos y favorecer esa desobstrucción que a veces podemos sufrir.  El simple hecho de acudir es un inicio del proceso de desatascamiento.
  2. Airearnos.  Buscar trabajo suele ser una tarea que llevamos a cabo en soledad.  Si llevamos mucho tiempo en ese proceso a veces podemos caer como en una especie de aislamiento profesional, donde nos sintamos solos, incapaces y como un poco extraños de nosotros mismos.  Este tipo de eventos nos ayuda a enfrentarnos de nuevo a una situación dentro del campo profesional, a relacionarnos en un ambiente relacionado directamente con el empleo, con personas que pueden ser muy interesantes a ese nivel y de las cuales podemos aprender mucho.
  3. Resituarnos ante nuestra realidad.  Sin duda alguna nos ayuda a cambiar de ángulo ante el que nos posicionamos de cara a la búsqueda de empleo.  Cambiamos el ángulo porque hacemos algo diferente, conocemos a personas que nos pueden dar un feedback que de otra manera sería imposible que recibiéramos, generamos contactos que en un futuro a corto, medio o largo plazo pueden suponer un antes y un después en nuestra vida profesional…  En definitiva, nos ayuda a tomar otra perspectiva diferente, y eso es tremendamente importante cuando llevamos ya un tiempo buscando trabajo.

Sin duda todas estas cosas y otras muchas más las lograremos si partimos de una actitud adecuada, abierta, sin prejuicios y con unas expectativas realistas, y que deben ser las de conocer gente y darme a conocer, simple y llanamente. Y es que una pink slip party sirve para ponerme de nuevo en la línea de salida, el lugar de partida desde el que situarme de nuevo de cara a mi búsqueda profesional.

Anuncios