Yo no tengo enchufe, no encontraré trabajo

enchufe

La de veces que tengo que escuchar esta frase todos los días. Y la de veces que tengo que rebatirlo.  No sé cuántos/as de vosotros/as pensáis que para trabajar lo único que hace falta es tener enchufo o cuántos/as habéis encontrado trabajo por enchufe, debería hacer un estudio, por que igual soy yo la que estoy equivocada  si no me creo que la única manera de encontrar trabajo es a través del enchufe.  Sí, debería hacerlo… así que os pregunto ¿cuántos de vosotros/as, de manera directa, habéis entrado a trabajar por enchufe?  Pero antes de responder aclaremos qué es eso de “entrar por enchufe”  Tal y como yo lo veo “entrar por enchufe” es que un pariente-amigo-conocido-lo-que-sea te diga que hay un puesto de trabajo libre, que empieces a trabajar directamente y te quedes durante muuucho tiempo, independientemente de si eres capaz de desempeñar bien ese puesto de trabajo o no.  Bueno, aclarada la idea, ¿cuántos de vosotros/as habéis entrado a trabajar por enchufe?  Si os soy sincera, espero que pocos/as, por que la verdad es muy triste encontrar un trabajo así, ¿o no?

Hay personas que hablan de conocidos suyos que han entrado a trabajar por enchufe, sin tener ni idea, y que independientemente de cómo desarrollen su trabajo ahí siguen, por que su “enchufe” tiene más peso que su valía profesional.  Hoy en día se confunde el entrar por enchufe con el entrar por contactos, y ahí es donde quiero hacer el matiz. Entrar por enchufe es lo anterior, que seas un privilegiado de la vida y que te coloquen en un puesto para el que puedes o no servir. Entrar por contactos significa que personas de tu entorno, que saben que estás en búsqueda de trabajo, puedan avisarte de ofertas de empleo que conozcan y te puedan poner en contacto con las personas que las gestionan, y después de hacer una entrevista o el proceso que consideren, valorarte como candidato/a adecuado por tu perfil profesional.  Lo que tu conocido/a diga de ti a ese reclutador es importante, pero desde luego no va a ser lo decisivo.  No niego que la realidad del “enchufismo” existe y está extendida, incluso hoy más que hace unos años, es cierto.  Pero para las personas normales de a pié, para ti y para mí, al final, para un trabajo te contratarán y te mantendrán por la valía que tú tengas y transmitas.

Si te quedas sólo en el pensamiento de “no tengo enchufes, no voy a encontrar trabajo” desde luego, no lo vas a encontrar, por que ya llevas el no por delante. Insisto, no digo que no haya gente que trabaja por enchufe, pero no es la única realidad. Si generas y  mantienes contactos (antiguos/as compañeros/as de trabajo, conocidos/as, vecinos/as, familiares, amigos/as…) vas a tener un caldo de cultivo para conseguir el punto clave para encontrar empleo hoy por hoy: que cuando surja una oferta de trabajo puedan pensar en ti.  No busques enchufes ni sientas pena por no tenerlos, cúrrate tu entorno y demuestra tu valía, y sobre todo, demuestra que tú no necesitas enchufes para encontrar trabajo, te vale con demostrar el/la gran profesional que eres.

Anuncios