Del 2.0 al 1.0

La búsqueda de empleo es complicada, ardua, inviertes esfuerzo, tiempo y esperanzas en intentar conseguir una oportunidad, pero esa inversión que haces no tiene un efecto equilibrado en su retorno. Es decir, por mucho que hagas no necesariamente vas a tener muchas oportunidades. La búsqueda de empleo en un mercado con ofertas más que escasas es todavía más complicada y sin duda, más desesperanzadora.

En los últimos años hemos asistido a un cambio brutal en el proceso de búsqueda de trabajo. Esto ha sido motivado por dos factores fundamentales a mi entender: el primero, la bajada en picado de la oferta a raíz de los problemas económicos mundiales y, en segundo lugar, a la proliferación de nuevas vías de comunicación que se han llevado por delante los canales habituales. Esto ha hecho que, a día de hoy, un curriculum en papel puede serte útil, pero sin duda deberás tener las competencias informáticas para poder crearlo, editarlo y enviarlo por correo electrónico, cuanto menos. Si nos ponemos en el lado contrario, si estás en búsqueda de empleo, probablemente estés registrado en al menos 5 ó 6 portales de empleo, 2 o 3 metabuscadores, LinkedIn y alguna red social más, unas cuantas ETT’s y agencias de colocación online, tengas alguna web donde poder consultar tu curriculum online, algún blog, o incluso tu propia web. De hecho, yo misma estoy en este punto, y recomiendo a las personas que están en búsqueda de empleo que hagan uso de internet, sin duda, porque es el camino para acceder a la información. Y la información es poder. Pero no a cualquier precio.

El mundo 2.0 se está comiendo al 1.0 y no sé dónde lo leí, algo así del tipo que el 2.0 mola pero el 1.0 es donde pasan las cosas de verdad. Y es que es así. Puedo tener una reputación online de crack, tener miles de seguidores, miles de contactos en LinkedIn, un blog estupendo, un about.me supercurrado… pero si todo eso lo hago desde una habitación, en mi casa, sin salir, sin un fondo de verdad, es difícil que mi objetivo de conseguir empleo se pueda materializar. Y es que la vida real es la importante, es donde suceden las cosas, es donde te van a convocar a una entrevista y valorar si encajas o no, es donde van a cerrarse los tratos y es donde todo lo etéreo del 2.0 se va a materializar en algo concreto, palpable y real. Y eso nunca lo pierdas de vista.

Valora el peso y el esfuerzo que dedicas al 2.0, y sopesa. Acude a eventos, colabora con algo, haz un curso, participa de actividades de tu comunidad, lo que sea, pero muévete, relaciónate, sal de casa y haz contactos de verdad, de los que se pueden tocar. Y eso compleméntalo con tu presencial virtual, en definitiva, haz que el 2.0 refuerce a tu 1.0.

 

Imagen http://photopin.com/free-photos/playmobil

Anuncios