Ideas de mejora para profesionales de la orientación

Como profesionales de la orientación, debemos actuar con un doble objetivo: dar un servicio de calidad a las personas que atendemos y a la vez, conseguir los objetivos de los programas y proyectos que llevamos a cabo. Y no siempre es fácil hacer satisfactoriamente ambas. Por ello voy  a hacer un ejercicio de autocrítica. Por que es importante analizar el trabajo que cada uno realizamos, sobre todo cuando trabajamos de cara  a otras personas. Y es clave reflexionar sobre puntos de mejora. Os dejo tres a ver qué os parece.

El primer error en el que caemos es que en la orientación profesional pecamos del uso de “recetas”. Me explico. Vemos a una persona, leemos su CV, escuchamos su historia y damos “recetas“. Hay que hacer esto, y esto otro y aquello. Y lo hacemos con la mejor intención del mundo, porque pensamos que eso es lo fundamental. La clave. Y a veces puede ser que sí, pero en otras, puede ser que no. ¿Cuándo es clave y cuándo no? Pues es clave cuando es personalizado, algo que no siempre es así. Yo, haciendo acto de contricción, tengo que reconocer que con algunas personas en orientación no he sido lo  que se esperaba de mi. No he sido capaz de resolver sus dudas, de acompañar sus procesos en la medida de lo posible ni de reconocer sus carencias. Y reconozco que ha sido un error mío. No he sabido leer entre líneas. Pero en otras ocasiones no. Independientemente de si el error es mío o no, en lo que no debemos caer los orientadores/as es en el uso de recetas generalistas para todos. Nadie es igual a los demás, porque nadie hace una búsqueda de empleo igual, ni son un perfil generalista, ni los recursos son generalistas. Primero escuchar, analizar la situación y a la persona, y plantear acciones.

Es difícil personalizar la orientación en programas de empleo que miden la inserción independientemente de todo lo demás. Este es uno de los problemas más habituales, la obligación de cumplir objetivos (en algunos casos exigentes e irreales) a costa de “recetar” pautas para todos. Pero no debemos dejarnos llevar por ello. Cada persona es única, cada persona necesita una orientación, unas herramientas y  unos recursos que, combinados, podrá facilitarle la consecución de una opción laboral (no de un empleo, soy clara; un orientador no hace milagros, facilita procesos)

Otro punto fundamental es la actualización. No podemos recomendar recursos que ya no existen o que no ofrecen ofertas actualizadas. Es muy importante que sepamos, como orientadores, qué herramientas y recursos son útiles y válidos, para así poder utilizarlos adecuadamente para cada persona. Y por supuesto saber qué se lleva o no en la búsqueda de empleo. Conocer la tendencias y los cambios en el complejo mundo de buscar trabajo es una obligación de los profesionales de la orientación. Y aunque es difícil conocer todo esto al 100% y al minuto, sí que es fundamental controlar recursos clave. Para cada persona luego ya se buscará información o se trabajarán otras cosas de manera más específica. Siempre digo que no podemos saber de todo. Pero sí que es importante estar actualizado/a. Y por supuesto, derivar a las personas a recursos específicos.

Por ello, un punto a trabajar por los orientadores en general es la coordinación y derivación. En algunas ocasiones nos vienen personas que son derivadas de otros recursos. Y no conocemos qué se ha hecho con ella, o qué se está haciendo. Y ofrecemos lo mismo que el otro recurso. Y esto es una pérdida de tiempo para la persona y para nosotros/as. Por eso es bueno, en la medida de lo posible, hacer esa tarea de coordinación. Una llamada telefónica o un email es suficiente. Reconozco que esto no  es fácil por varios motivos: desde que la persona usuaria no sepa el nombre de su orientador/a en el recurso derivador hasta el tiempo que tengamos, que sea limitado. Pero es bueno intentar hacer un hueco y hacer esa llamada.

Del mismo modo, es bueno derivar de manera eficaz. Mandar a una persona con un papel puede ser útil, pero si queremos una atención correcta y una escucha adecuada del caso, tal vez llamar al recurso que consideremos útil para ella puede que sea más eficaz. Se puede hacer tanto con la persona usuaria delante como no, dependerá de varios factores. Y cerrar ya una cita o lo que sea, según el recurso en cuestión. Luego ya la persona irá o no (este es otro punto) pero desde luego habrás sido más eficaz en tu trabajo, lo habrás hecho con mayor calidad y probablemente hasta hayas hecho también de paso la tarea de actualización (cuando llamamos a un recurso a informarnos o derivar a alguien, siempre aprendemos algo más sobre el mismo) Ojo, cuando hablo de derivación me refiero a recursos, no ha empresas, eso es otra cosa. Mandar curriculums a empresas, si no te dedicas a la prospección, no sé hasta qué punto es tarea del orientador/a. Este podría ser un punto de debate interesante.

En definitiva, como profesionales de la orientación, hay unos cuantos puntos a mejorar por nuestra parte. Estos son, a mi parecer, los más importantes, pero seguro que hay más. Si te animas, espero tus aportaciones para enriquecer este post.

Anuncios

14 comentarios sobre “Ideas de mejora para profesionales de la orientación

  1. Elena me parece que la valoración que has hecho en tu post, así como en post anteriores es de gran valor para el mundo de la orientación.
    Algunas de las áreas de mejora qué sugieres, como la priorizacion de los objetivos de los programas sobre la calidad del servicio como consecuencia del tiempo disponible, o el asegurar la actualización de los orientadores, especialmente en tendencias y nuevas tecnologías, son áreas de mejora que se pueden apreciar por aquellos que hemos hecho uso de un servicio de orientación. El primer paso es evidenciarlo para solventarlo. Por ello pienso que estás haciendo un gran trabajo. Por otra parte, has mencionado el uso de recetas. En mi opinión los profesionales que trabajamos con personas deberíamos huir de ellas. Es arriesgado en el mundo cambiante en el que vivimos. Por ello en mi opinión, cuando se pone el foco en capacitar y desarrollar competencias, se realiza un trabajo más efectivo a medio y largo plazo para el usuario, y por tanto para el propio servicio de orientación. Muchas gracias Elena! Saludos

  2. me parece muy adecuado la actualizacion de los recursos que se le dan al orientado, yo tambien añadiria que deben ser especificos a la formacion y experiencia del orientado, sino no sirven. Es algo muy comun dar listados desfasados e inespecificos. Y creo que muchas veces se insiste mas en en el formato del curriculum que en los recursos apropiados para afrontar el mercado laboral y busqueda de empleo ( formacion especifica, practicas, preparar bien la entrevista, sitios especificos para buscar empleo ..)

  3. Creo que he cometido el primer error muchas veces. Y otros también. Por ejemplo, pensar desde el principio que la persona está “activada”, que tiene motivaciones para la búsqueda de empleo, que reune las condiciones (personales, familiares…) para hacerla y que quiere hacerla. Y, claro, no siempre es así.

    Y cuando esto sucede, cuando no trabajo aspectos previos para la activación y la motivación, es fácil que pierda a la persona.

    Quería añadir también que me ha alegrado infinitamente leerte sobre lo de la llamada. Es que para mi y para muchas compañeras de mi entorno es como una pequeña batalla eterna. Procuro llamar siempre a cualquier recurso, especialmente si hay una compeñera de orientación o haciendo un trabajo similar. Y en mi territorio hay muchas otras personas que también lo hacen. Pero hay una gran cantidad que no, que no te llaman nunca.

    Ojalá podamos cambiar esto entre todos. Muchas veces nuestras estructuras, nuestras organizaciones, están muy poco conectadas o coordinadas y ese pequeño gesto contribuiría muchísimo a solucionar un poco este problema. Y, como señalas, nos permitiría dar respuestas mucho más eficaces. Y haríamos más “piña” 😉

    Gracias por la reflexión, por compartirla y por todo lo que haces por los demás y por nuestra profesión Elena.

    1. Muchas gracias Xosé Alberte. Es verdad lo que indicas de que muchas veces partimos de la base de que la persona está “activada” A veces, hasta que no hay un seguimiento, una serie de entrevistas, no se ve, y sí, este elemento como marcas es clave para el éxito en el proceso de acompañamiento. Gracias por tu aporte, y por todo 😉
      Un abrazo grande!

  4. Interesantisimo post Elena, la autocritica es fundamental para la mejora, la excelencia se logra con la actitud adecuada, no existe una receta, como bien dices cada persona es única, y ese es su valor diferencial, nuestra labor como orientadores es la de descubrir su potencial, motivarlos y guiarlos, olvidarnos de las formulas mágicas y buscar nuevos recursos.
    Saludos.

  5. Interesantisimo Post Elena, la autocritica es fundamental para la mejora, la excelencia se logra con la actitud adecuada, no existe una receta, como bien dices, cada persona es única, descubrir su potencial, motivarla, acompañarla y guiarla es nuestra labor y para ello es necesario adaptar metodologías y buscar nuevos recursos.
    Saludos

  6. La verdad que la parte difícil de la Orientación está ahí, en olvidar las recetas, los consejos que se repiten y trabajar los aspectos personales que influyen en el éxito de un plan personalizado y ajustado a la persona, ayudarle a analizar y a generar alternativas. Por mi experiencia he comprobado que los mejores profesionales son los que se autoanalizan y encuentran áreas de mejora con más facilidad, al ser consciente de que pueden mejorar. Y en cuanto a la consecución de objetivos, creo que es algo que , lejos de ser un problema, es mucho más fácil para el profesional con recursos que sabe hacer verdaderos procesos. Ser orientador no es fácil y exige un gran esfuerzo, y en ocasiones, como bien dices, nos equivocamos y los que pierden son las personas.

  7. Hola Elena. Un gran acierto, hablar tan claro cómo tu hablas de lo que nos ocurre a diario a los que orientamos. Para mi y por lo que tú dices, el mayor problema pasa porque no se reconoce que la orientación es una técnica que requiere de unas competencias y habilidades específicas . Somos muchos los que vemos cómo nuestros puestos se destruyen por puestos generalistas ,en la creencia de que con leerse un manual de orientaciòn, ya eres orientador.Ahi viene luego, el desmerito de la orientación y de los orientadores!! Cuando no importa la calidad del servicio que prestas y sólo los objetivos que consigues. pues esto es lo que hay!!.
    A la orientación como a la educación debería concedersele la importancia que tienen ,cuando ambas deciden en buena manera el futuro de las personas.
    Y ya por último , lo de la la unidad y colaboración, pues es lo que tendría que ser ; pero sin embargo nada más lejos de la realidad cuando ves la diversidad de perfiles que hay en las distintas autonomias.

    Saludos

    Cristina

    1. Hola Cristina,
      La verdad es que la calidad, como en muchos otros aspectos, se ha ido perdiendo y sólo se valoran números, y no el beneficio que para algunas personas supone el papel de un/a orientador/a a su lado. Como profesional, sé que a veces no siempre todas las personas que acuden a un servicio de orientación quedan satisfechas, las expectativas a veces son difíciles de cumplir, pero entiendo que si todos fuéramos a la par y siendo realistas, tal vez todo sería un poquito más fácil.
      Gracias por comentar, un saludo!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s