2019

2019

Creo que nunca he tenido tantas ganas de acabar un año. Este 2018 ha sido muy difícil. Sobre todo desde junio hasta estos días. Siempre diferencio mucho el ámbito profesional del personal. En el área personal ha sido (y está siendo) realmente complicado. Cuando la familia se tambalea es difícil a veces seguir adelante con una sonrisa. En el área profesional, me he dado cuenta de que no sirve para nada esperar al momento perfecto para hacer las cosas. Simplemente no existe. Y simplemente, o lo haces o no lo haces.

El desgaste emocional ha sido constante y ha hecho una erosión importante. Pero en el área profesional debía seguir ahí, y es lo que me ha hecho mantenerme. Desde  agosto a diciembre, ha sido un frenesí. Lo personal y lo profesional se ha retroalimentado, para bien y, por supuesto, para mal. Ha sido complejo lidiar entre ambos mundos. Está siendo complejo de hecho. Pero si soy una persona a la que le gustan los retos, ¿acaso los retos esperan a que estés fuerte y entera? ¿Esos son los retos que quiero? Un reto se presenta y si de verdad te quieres demostrar que puedes, tienes que dar todo, lo demás es igual. Lograr tus objetivos cuando estamos bien es relativamente fácil. Tienes el terreno allanado.  Lo difícil es hacerlo a pesar de que todo lo demás esté en contra. Por ello, 2018 ha sido muy duro, pero a la vez una gran lección. He aprendido a la fuerza que:

  • Si quieres algo, debes luchar desde ya por ello
  • Si tú no te cuidas, nadie lo hará, pues cada uno debe cuidarse a sí mismo
  • Si permites personas tóxicas en tu vida, asume las consecuencias…
  • Y por supuesto, si esperas a que llegue el momento perfecto, nunca harás nada

Así pues, tengo muchísimas ganas de que acabe el 2018… pero porque tengo muchísimas ganas de enfrentarme al 2019. De sentir que todo ésto ha servido para hacerme fuerte, para luchar por mí y para enfrentarme a todos los retos que están por venir. Por que me dan vidilla y por que me gustan. Si no es todo muy aburrido.

Con lo cual, no queda más que levantar la cabeza, mirar hacia delante y comenzar a avanzar. Por un 2019 lleno de luz.

Anuncios