Lo que digo de mí Vs. Lo que mi cuerpo dice de mí

Al hilo del anterior post publicado, ahondemos un poco más en la comunicación.

Particularmente, siempre me ha fascinado el complejísimo mecanismo que es un proceso de comunicación.  La teoría es muy fácil: un emisor emite un mensaje codificado a un receptor a través de un canal y en un contexto determinado.

Sí, vemos el esquema y no tenemos ninguna duda.  El emisor es la persona que cuenta algo, el mensaje es lo que cuenta y el receptor es el que recibe el mensaje.  El código es la lengua, la gramática en la cual se emite el mensaje y el canal es el medio (cara a cara, teléfono, televisión…)  Y cómo no, el contexto es todo lo que rodea al proceso, las circunstancias en las que se produce la comunicación (por ejemplo, no es igual decir algo a alguien a través de una comunicación telefónica que se corta constantemente que decirlo cara a cara)

Anuncios

El miedo escénico en las entrevistas de trabajo

¿Y qué me preguntarán?“, “Ay, qué nervios…“, “No sé si he traído todos los documentos, a ver…“, “Esta blusa me estira…“, “Estos zapatos me están haciendo rozadura, me duele el pie…“, “Me pica el cuello, ya me empieza la urticaria“…

Al leer esos “pensamientos” seguro que todos/as nos vemos reflejados/as de alguna manera: son las ideas que van surgiendo como un torrente sin sentido de nuestro cerebro mientras en la sala de espera aguardamos a que nos hagan la (temida) entrevista de trabajo.  ¿Habéis estado alguna vez en una sala de personas que esperaban a hacer una entrevista como observadores?  No sólo es tensión lo que hay en el ambiente, es inseguridad, duda, competitividad, esperanza… y la comunicación no verbal aglutina todas esas sensaciones.

¿La muerte del curriculum vitae?

La verdad es que este ha sido un tema de conversación recurrente en los últimos días y con diferentes personas, así que he decidido lanzarme a hacer un pequeño análisis al respecto de esa gran pregunta: ¿estamos asistiendo a la muerte progresiva del curriculum vitae al uso?

Dentro de este blog, en el menú de Herramientas y más hay un apartado específico sobre el curriculum, en el cual reflejo unas recomendaciones básicas y recojo una serie de páginas web interesantes.  En esas páginas web, si les echáis un ojo, veréis modalidades de curriculum totalmente novedosas.   Antes de analizar unas u otras o hacer cualquier tipo de valoración, creo que es interesante hacer otro tipo de análisis previo: en qué momento estamos y cómo influye a la hora de posicionarnos en el mercado laboral.

La importancia de las competencias

Últimamente me ha dado por pensar sobre la idea generalizada que se tiene sobre el concepto de competencias profesionales.  Lees blogs, artículos, páginas de empleo en general que resaltan su importancia a la hora de buscar trabajo o de desempeñarlo, pero ¿qué significa realmente eso de competencia profesional?

En realidad es una cosa muy sencilla.  Si buscamos competencia en el diccionario de la Real Academia Española encontramos, entre otras, esta acepción: “pericia, aptitud, idoneidad para hacer algo o intervenir en un asunto determinado“.  Si buscamos profesional,  “perteneciente o relativo a la profesión“.  Al unir ambas definiciones nos hacemos una idea bastante clara y sencilla del concepto de competencia profesional: se puede resumir como la capacidad para hacer algo en el ámbito laboral.  Y si lo hacemos un poco más completo, podemos decir que las competencias profesionales son las habilidades, capacidades y actitudes que desarrollo en mi puesto de trabajo, la famosa cuadratura del saber (conocimiento), saber hacer (habilidad), saber ser (actitud) y el olvidado pero importante hacer saber (demostrar que tengo todo lo anterior)  Pero ¿porqué está tan de moda ahora?

El comienzo de la búsqueda de empleo

Buscar trabajo.  Suena agotador ya de antemano casi.  Recreemos el diálogo:

– ¿Y tú a qué te dedicas?

– ¿Yo? Estoy buscando trabajo.

– Ay, pobre… ánimo pues….

Cuando tienes esta conversación puede ocurrir que la última parte de “ay pobre” sólo la piensen, pero te lo dicen igualmente con los ojos, el gesto, el rictus de la boca, las lágrimas que comienzan a aflorar…  Realmente, hoy por hoy, el concepto de buscar trabajo supone no sólo un esfuerzo tremendo si no casi un lanzamiento al vacío sin saber si hay red o no.

Decálogo de preguntas para un/a desorientado/a

Cuando una persona se plantea preguntas sobre su deseos y expectativas, sobre las cosas que quiere conseguir, abre una puerta a través de la cual pueden salir muchas cosas que nos ayudarán a clarificar nuestros objetivos.

Si nos centramos en el ámbito de las expectativas a nivel profesional, hay un decálogo de preguntas que me tengo que hacer obligatoriamente para poder llegar a tener conclusiones, y con ellas tener la base para trazar el plan de empleo.